domingo, 27 de marzo de 2011

CUANDO EL ALMA SE ENFERMA

Hola Amigos!!:
Les agradezco por sus lindos mensajes, y por darse tiempo para vistar este blog, en el constante trajín de nuestras vidas a veces se nos hace un poco dificil darnos tiempo para otras cosas que no sea el trabajo, pero que ustedes se den tiempo, unos minutos, para compartirlos en este blog, me alegra mucho, siempre son bienvenidos a este pequeño rinconcito, en el que semana a semana voy compartiendo algunos de mis pensamientos respecto a la vida.

Algunas veces cuando camino por la calle, observo mucho la vida, con esto quiero decirles, que miro a las personas, observo sus facciones, lo que sus rostros dicen mientras van caminando, tambien miro el sol o la lluvia, lo que me haya tocado en ese momento, el viento; alguna vez, han sentido la maravillosa manera en la que el sol calienta en los días de frio?, es como si Dios nos abrazara cariñoso, para darnos calor. Bueno algunas cosas han cambiado mucho, desde que hemos deteriorado nuestro medio ambiente, pero todavía podemos ver a Dios por medio de su creación y regocijarnos en ella.

Los seres humanos, tambien somos una creación de Dios, pero nuestros rostros, al caminar, no revelan que lo fueramos, porque sencillamente mostramos tristeza, amargura, preocupación, enfermedad; esta última palabra, es la que me lleva hoy a titular asi, este nuevo relato.

Sucede que cuando nuestra alma se enferma, es cuando manifestamos la incomodidad de vivir una vida con la que quizá no estamos a gusto; al igual que las enfermedades físicas, el alma, tambien muestra síntomas de que no esta bien, la tristeza, la ira, la decepción, la preocupación, la enfemedad, la depresión, en fin, sea cual sea la palabra con la que se pueda describir el malestar del alma, siempre terminará por afectar nuestras vidas, en una dimensión mayor a la que creemos.

Resulta que poco a poco vamos perdiendo la capacidad de reir, de compartir, de albergar ilusiones y sueños, dejamos de ser optimistas, ya nos ha ido tan mal en la vida, ya hemos visto un mundo tan mezquino, tan egoista, tan falso, que no creemos que algo vaya a cambiar, y un buen día, estamos sumidos en todos esos sentimientos que enferman el alma, entonces reaccionamos con agresividad ante cualquier cosa, peleamos con las personas, incluso con aquellos a los que amamos, nos culpamos por la manera en la que vivimos, y resentimos el encontrarnos solos.

Hemos dejado de celebrar, que estamos vivos, ya no nos maravillan las cosas que vemos, hace mucho tiempo que hemos dejado de intentar sentirnos mejor, valorar lo mucho o poco que tenemos. Un cuadro bastante abrumador verdad?, pero infelizmente vivimos asi, cuando nuestro alma, esta enferma.

Y pensar que solo necesitamos un segundo, para que todo cambie, solo un segundo... Me causo mucho gracia, el dia de ayer, cuando alguien muy cercano a mi, me comento que estando en el bus, se escucho reir con tanta sinceridad a una persona que iba en él, cuando leyó el chiste de uno de las carteles del bus, que todo el mundo se contagió de esa risa y empezaron a reir tambien, y contar otros chistes que sabían, en un segundo, la situación de cada persona, en aquel bus, cambió para dar paso a la alegría y la fraternidad.

Es cierto que la vida nos golpea muy duro, muchas veces, y que siempre tenemos que levantarnos, pero en la vida tambien hay muchas cosas con las que podemos alegrarnos, muchas cosas que nos impulsan a seguir adelante, sin embargo, para poder ver con absoluta claridad la belleza sencilla de este mundo, tenemos que curar el alma, tenemos que acercarnos más a las cosas que nos hacen sentir humanos: El amor, la fe, la esperanza, la alegría, la sinceridad, la honestidad, la compasión, la amistad, etc.

Los girasoles crecen en medio de la maleza, y siempre se orientan hacia el sol, sim importar donde se encuentre éste, crecen fuertes, porque desde pequeños pelearon para que la maleza no les quite la luz que les da la vida, de ahí que reciben ese nombre; si una planta como el girasol pelea por la luz del sol, ¿por qué no podemos pelear nosotros por recibir la luz del amor, la luz de Dios?; solo por medio de las caídas es que apreciamos cuando estamos de pie, recuerda que solo sabe pararse quien ha caído.
                                                        
Fortalece tu alma, y descansa en Dios, busca lo bueno y bello de este mundo, y tu alma te manifestará su bienestar en toda su magnitud.

                                                                                                      












1 comentario:

  1. Yo creo que estamos viviendo un momento muy grave en nuestro tiempo, porque antes habían más limites o si se pueden llamar lineas de vida ahora nos creemos tan libres que caemos en muchas trampas y malos caminos, entonces comenzamos a enfermarnos con la tristeza, la frustración y pues como tu dices, así un buen día y nos damos cuenta y ya nadie parece pasarla bien en su vida...tomando en cuenta tu consejo debemos ser como los girasoles y mirar a Dios siempre, porque así no nos vamos a dejar llevar de las cosas malas que se ven a diario ;) y no perderemos la espertanza de días mejores.

    ResponderEliminar

Gracias por tomar un tiempo para compartir. Vuelve cuando quieras.