domingo, 22 de octubre de 2017

BENDITOS ERRORES!!!

Amigos!!!:
¿Cómo están?, poco a poco los días nos van acercando al último mes del año, con la gracia de Dios celebraremos una vez más las fiestas de fin de año, particularmente la navidad, una fiesta que sin lugar a dudas llena de ilusión nuestros corazones!!!. Hoy revisé el diario como todos los días y me sorprendí que hayan tantas propuestas de cursos navideños; si aún no han pasado la fiesta de Todos Santos!!!.
Esta semana cerré un ciclo que inicié hace siete años, las despedidas  o los finales jamás fueron de mi predilección, me aventuro a pensar que no lo son de nadie pero esta vez decidí que le daría la bienvenida a un nuevo cambio en mi vida. Estos días de Octubre han pasado tan a prisa entre las tareas de siempre y algunas nuevas que solo puedo sentirme agradecida con Dios por las bendiciones con las que llena mis días, incluso por  aquellos capítulos que llegan a su término, es bueno reconocer que las cosas o las personas no son eternas, es saludable para el alma recibir lo nuevo y aceptar cuando los ciclos se cierran.
Despedir o dejar ir las cosas no es fácil, creo que nadie recibe con agrado un cambio en su vida, pero es bueno que mejoremos en la práctica de dejar ir, pues la vida tiene un sin número de vueltas y en muchas de ellas debemos despedir.

La vida nos ofrece tantas formas de aprender nuestras lecciones, una de ellas son nuestros errores. Me di cuenta de esto después de estrellarme muchas veces con lo que hasta hace poco yo llamaba "testarudez".
No sé si a alguno de ustedes les ha pasado pero lo cierto es que muchas veces nos damos cuenta cuando una persona esta cometiendo un error, cuando se esta equivocando, lo normal es advertirle, es hacerle dar cuanta de lo que esta haciendo, pero en respuesta uno encuentra una pared, nos topamos con una serie de argumentos bien elaborados con la finalidad de respaldar sus actos, pero y a pesar de mucha insistencia, la persona termina equivocándose, a pesar de todo lo que dijimos y tratamos.

Esta situación se repitió muchas veces con muchas personas a lo largo de mi vida y tengo que aceptar con desagrado que no es fácil ver el sufrimiento de las personas que amamos cuando han cometido un error, uno que hubieran podido evitar si habrían sabido escuchar.... Con los años comprendí que no hay mucho que uno pueda hacer por los demás cuando éstos están recorriendo su propio camino.

BENDITOS ERRORES!!, hoy los veo de esa manera; primero porque la mejor forma de aprender es siempre desde la propia experiencia y segundo porque si uno no aprendiera de cada uno de ellos jamás conseguiría avanzar en esta vida a la cual fuimos llamados para mejorar como personas, no por el bien de los demás sino por el de uno mismo.

Desde que me di cuenta de ello, de la rabia y la frustración que me producía ver el dolor en aquellos a quienes amaba, pase a la gratitud con Dios por dejarme estar durante ese tiempo con cada uno de ellos, por regalarme la magnífica oportunidad de darles una mano para que sanen sus heridas, para que revisen sus pasos y continúen con una lección más en sus vidas.

Creo que si todos a nuestro tiempo, empezáramos a ver que en si, los tropiezos y las caídas son en realidad algo bueno, miraríamos la vida con algo más de paz; aceptaríamos que somos personas que estamos aprendiendo, que la edad no nos garantiza que ya lo sabemos todo y caminaríamos con una mirada más atenta para poder aprender lo máximo posible, aquello que nuestra alma precisa.

La próxima vez que se enfaden con ustedes  mismos o con alguien por no haber evitado un error que a la postre era tan obvio, recuerden que cada error, cada caída, cada tropiezo nos lleva siempre un poco más adelante. agradezcan poder estar con quienes los necesitan o que tal vez hoy son un poco mejores de lo que eran ayer....

Que esta semana disfrutes más la vida que tienes, exactamente como es!!!!. Hasta la próxima.


domingo, 15 de octubre de 2017

LA VIDA ESTA LLENA DE BENDICIONES!!!

Amigos!!!:
¿Cómo están todos?. He estado revisando algunos calendarios que ya salieron a la venta para el año que viene y entonces me di cuenta que de este año ya solo nos quedan dos meses y medio. El tiempo como siempre ha pasado tan de prisa.... ¿qué nos queda pendiente?, hay que ir revisando todo; completar las metas que nos falten por alcanzar, reconstruir esa amistad o esa relación que nos ha hecho sufrir, en la que a lo mejor nosotros hemos tenido una buena cuota de responsabilidad para que se haya visto afectada, en fin; ya no nos queda mucho de este año: A revisar, a revisar lo que aún nos falta por hacer!!!.
Lo cierto es que además de estar revisando calendarios también he recibido muchas propuestas para futuras conferencias que estoy evaluando poco a poco, agradecida como siempre con Dios por haberme regalado la bendición de hacer aquello que tanto disfruto y a lo cual me dedico plenamente. Dios esta más que dispuesto a llenar nuestras vidas de bendiciones pero uno tiene también que saber ayudarle y abrir los brazos de par en par para recibirlas una por una!!!....  y tú ¿qué estas esperando?.

Como ya se habrán dado cuenta hoy he decidido escribir sobre las bendiciones, una linda forma de ver la vida si uno no se deja llevar de tanta negatividad, superficialidad o desesperanza tan comunes en nuestros días. Lo cierto es que pocos son los que se dan cuenta que la fórmula es precisamente resaltar del común, de ese gran conglomerado que nos arrastra y nos lleva poco a poco a perder nuestra identidad, nuestra autenticidad.

Si uno saliera por ahí, diciendo que las bendiciones están ahí para todo aquel que sea capaz de recibirlas seguro más de uno consideraría que esta "loco". Sin embargo, al igual que la vida, aquella con la que nos topamos prácticamente desde que nos despertamos a un nuevo día y solo unos cuantos son capaces de verla, las bendiciones también están ahí para todo aquel que sea capaz de recibirlas, el problema es que no creemos que eso pueda ser posible, lo curioso es ¿por qué somos capaces de creer más en las cosas malas que puedan pasarnos?.

Sé que hoy en día hay muy poco de bueno en qué creer, lo sé; pero hace algunos días me toco escuchar a una persona la forma en la que lamentaba que en su vida no pasen cosas buenas. "Yo creo que Dios es capaz de hacer grandes cosas, lo sé. El problema es que no sé porque no las hace en mi vida" y esto sí llamó mi atención. A la mayoría de las personas les cuesta trabajo "creer", fortalecer su fe pero aparentemente esta persona si creía en la magnífica posibilidad de que Dios obra "grandes" milagros (resalto la palabra milagros porque a menudo la mayoría espera ver milagros del tipo que las aguas del mar se separe cuando en la vida se producen a diario aunque no sean tan evidentes).
El punto es que esta persona alimentaba su desilusión con todas las historias que leía en las que las vidas de muchas personas habían cambiado radicalmente de un día al otro, surgía la inevitable pregunta: ¿por qué les pasa a otros y no a mí?.

Bueno, empecemos por decir que hoy en día muchos medios buscan incrementar sus ventas, por ende las "historias bonitas" son de gusto de muchos así que uno las crea, con ello no quiero decirles que no hayan historias de personas a las que les haya cambiado la vida de un día al otro, pero hoy cualquier tema debe ser tomado con "pinzas" ya no se puede creer todo lo que uno encuentra por ahí como en épocas pasadas.

Existen seres de luz que iluminarán la vida de todos aquellos que se cruzan por su vida, pero así también hay seres de oscuridad que tratarán de apagar el más pequeño atisbo de luz que puedan albergar aquellos que estén cerca. Esas personas son fáciles de distinguir y uno las puede encontrar en cualquier lugar, nada más basta con ver el efecto que producen en nuestras vidas. Si nuestras esperanzas, nuestra paz, nuestro optimismo, nuestra alegría e incluso la aceptación que tenemos de nosotros mismos empiezan a perderse por las "palabras, consejos, comentarios" que provenga de afuera entonces hay que emprender marcha en dirección contraria.

Nada ni nadie que nos convenza de que nosotros no somos merecedores de las bendiciones o las gracias de Dios puede ser bueno, especialmente si nos deja una sensación de zozobra o malestar espiritual, las personas de luz simplemente llenaran de bienestar tus días. Es tarea de cada uno saber diferenciarlas.

Las bendiciones están ahí, al alcance de nuestras manos, simplemente tenemos que saber mirar la vida con los ojos del alma, reconocer que probablemente no vayamos a tropezarnos con una maleta llena de dinero, por decir algo; pero sí que nuestra vida esta llena de bendiciones!!!. Saber conservar el espíritu expectante es reconocer que un día muy posiblemente veremos florecer algo maravillo en nuestras vidas, algo con lo cual tal vez ni siquiera habíamos soñado lo único que no debemos permitir es que nuestra esperanza y nuestro espíritu decaiga, alimentar la confianza en que Dios sabe lo que esta haciendo con cada uno de nosotros y no dejarnos llevar por el desánimo aunque todo a nuestro alrededor parezca que esta mal.

La mayoría de los caminos se recorren en el mismo tiempo y de la misma forma que Dios tiene planeado para cada uno de ellos. Nuestras bendiciones están esperando por nosotros en cada tramo, sea cual sea la manera en la que cada uno recorra su propia camino, dependerá de nuestra actitud el recibirlas y el saber darnos cuenta cuándo estamos desperdiciando nuestras fuerzas golpeando puertas que posiblemente no se van a abrir más no por eso signifique que no vamos a obtener aquello que nos llene de felicidad..... La vida se pasa muy rápido, en la mayoría de los casos la pasamos derramando lágrimas y sufriendo por una puerta que no se abrió cuando en realidad algo mucho mejor y más grande nos espera más adelante, nuestras vidas, tu vida esta llena de bendiciones no permitas que nadie te diga lo contrario!!!.

Que esta semana puedas advertir el inmenso poder que tiene el amor y que éste repare las heridas de tu corazón. Sanar las heridas del alma es muy posible con solo un poco de amor. Hasta la próxima!!!.




domingo, 8 de octubre de 2017

SE LA PRIORIDAD NUMERO UNO QUE TENGAS!!

Amigos!!!:
¿Cómo están?, un nuevo tiempo... una nueva semana. ¡Cuántas cosas quedan por vivir! simplemente que a veces la vida se nos hace difícil de seguir, ese es un buen momento para detener la marcha, para revisar lo hecho hasta aquí y replantearse aquello con lo cual se debe continuar.
Las personas (y me incluyo) solemos desgastar nuestras energías tocando puertas que probablemente no se abrirán, probablemente lo sabemos muy en el fondo de nuestra alma, pero simplemente nos rehusamos a dejar de intentar.... solo conseguimos desgastarnos, cansarnos, frustrarnos.

A lo largo de mi vida he visto a muchas personas hacer el intento. Tratan de mantener una relación a flote, tratan de aferrarse a un trabajo, tratan... 
Me viene a la mente un dicho que escuché caminando por la vida: A veces "remamos en dulce de leche" y en el ínterin uno se olvida de sí mismo.

Creo con sinceridad que la mayor fuerza de todas es el amor, no hay nada más grande que él; pero cuando equivocamos el camino el corazón se expone a sufrir indeciblemente aunque personalmente considero que los temas laborales no son menos nocivos para el alma, nos aferramos a un trabajo a cualquier precio y de cualquier manera, éste es el peor de todos los problemas porque nos convencemos de que es lo correcto usando como excusa el salario que se percibe o el creciente desempleo... De una forma u otra invertimos tiempo de nuestra vida, emociones, esfuerzos en hacer feliz a otros y dejamos de pensar en nosotros mismos.

Pensamos en hacer feliz a las personas que amamos, lo cual es maravilloso, pero ¿quién nos hace feliz a nosotros?, tratamos de cuidar a quienes amamos y nuevamente es una labor muy loable pero ¿quién cuida de nosotros?.... No me refiero a que veamos la vida en un solo sentido,: Nosotros mismos. Que no se malinterprete; lo que trato de decir es que a veces tratamos de contentar a los demás, tratamos de satisfacer las expectativas de los demás pero hay una sola persona que debería ocuparse de tu vida y eres tú mismo!!.

A veces nos esforzamos tanto por alguien o algo en particular que se nos olvida que nosotros debemos ser la prioridad para nosotros mismos. Aquí nadie nos va a quitar la responsabilidad de vivir nuestra vida y de vivirla bien.
En los cursos o terapias matrimoniales hay una lema que se suele repetir: Te amo y me amo, te quiero y me quiero.
Creo que esto no deberían repetírselo solo las personas casadas, creo que deberíamos hacerlo a diario, en toda situación o circunstancia porque a veces nuestras expectativas son tan diversas (realmente no quiero utilizar la palabra alta) que se nos olvida cuidarnos, se nos olvida amarnos un poco  o mucho más.

Esta vida que Dios nos dio desde el primer minuto, nos pertenece solo a nosotros para que la vivamos a pleno, somos los responsables de hacerlo con libertad, sin esclavizarnos a personas que no son capaces de salir de sí mismos, sin esclavizarnos a empleos por muy bien remunerados que sean, porque queridos amigos, hay un recurso que debemos tomar en cuenta y que realmente no podemos comprar o recuperar: EL TIEMPO.

Ese tiempo que pasemos atormentándonos por las razones que sean no va a volver y es tiempo de nuestras vidas que no vamos a recuperar, fuera de eso considero que todo se puede recuperar o volver a construir, pero el tiempo, amigos; ese no vuelve en uno solo de sus días....

De ahí la importancia de que seamos conscientes de que esta vida que Dios puso en nuestras manos tenemos que saber vivirla, nadie más lo hará por nosotros y nadie hará que un solo día regrese. Somos los únicos responsables por cada cosa que aceptamos en nuestra vida. Tal vez no seamos responsables por las heridas que nos causen los demás o las caídas que vayamos a tener, pero sí que somos responsables de la forma en la que vayamos a pasar nuestro tiempo después de cada situación adversa.

La vida no vamos a vivirla eternamente; cómo nos gustaría que sea así cuando estamos felices pero lo cierto es que esta vida que Dios ha depositado en tus manos tiene un tiempo limitado. No malgastes uno solo de tus días descuidándote a ti mismo, procura amarte más y se la prioridad número uno que tengas, procura regalarte más días felices del modo que sea necesario o con lo que este tu alcance.

Esta vida nadie más puede vivirla por ti, así que si vas a cuidar a alguien empieza por ti, si vas a amar a alguien empieza por ti, si te va a preocupar alguien empieza por ti. Tu y únicamente tú eres el responsable por tu vida, por tu libertad y por tu tiempo.

Que tengas una semana maravillosa!!!. Hasta la próxima!!!.






domingo, 1 de octubre de 2017

¿Y SI NO TUVIERAS NADA DE QUE PREOCUPARTE?

Hola Amigos!!
¿Cómo están?, hoy inicia Octubre!!! y yo tengo al menos una buena razón para festejar su llegada!!. Vamos acercándonos poco a poco la llegada de fin de año, ¿cómo están esos espíritus?, ¿cómo estan esas vidas?.

Si alguien, hace unos años, hubiera venido a decirme que ser feliz es muy simple, me hubiera causado contrariedad y posiblemente también un poco de gracia. ¿Ser feliz?, si creo que todos buscamos ser feliz, pero entre la realidad y los sueños siempre ha existido una brecha que solo los niños parecen unir.
Ser adulto trae consigo muchas responsabilidades, muchas casillas por llenar que a la postre cumplirán con nuestras expectativas de la vida. Entrar a la universidad y obtener un título profesional, conseguir un trabajo y escalar hasta el cargo más importante o finalmente ser dueño de una empresa, casarse y formar un hogar y un buen día con la gracia de Dios llegar también a ver a los hijos felizmente casados y disfrutar de los nietos. Así, el ciclo se repite de generación en generación. Parece ser que vivir la vida es muy fácil si uno consigue todo lo que un adulto “debería”.
Sin embargo, el “debería” casi nunca consigue hacer feliz a nadie, ya no sé si son los tiempos los que han cambiado o han cambiado las personas; sinceramente preferiría que hayan cambiado los tiempos aunque en el fondo sé que lo han hecho las personas….
Hoy se consiguen título profesionales aunque realmente se haya pasado uno haciendo trampa en casi todas las materias, pero saber y no saber bien la profesión que uno obtiene no importa mucho porque más adelante ejercerá la profesión y la “experiencia” le dará el conocimiento que carece, aquí lo que importa es seguir con lo planeado en la vida. Hoy las personas se casan claro y sinceramente creo que nadie lo hace a sabiendas de que en un corto tiempo estará solicitando el divorcio, pero las estadísticas nos lo muestran así y es que hoy por hoy, para elegir a la persona que estará a nuestro lado por el resto de la vida hay que fijarse que sea atractiva físicamente o tenga mucho dinero, lo cierto es que del amor no hay que preocuparse, ese vendrá después con los años…. Lo importante es llenar las casillas de un plan de vida heredado.
Con la llegada de los hijos, hay que trabajar más porque hay muchas “necesidades” que uno debe cumplir. Se hace necesario inscribirlos desde pequeños en colegios muy costosos porque ahí harán “relaciones” importantes para su vida, y como las amistades cambian de celular cada año, exhiben autos ultimo modelo cada año y visten las ropas más caras, hay que trabajar más, ambos padres deben hacerlo, porque las “necesidades” son muchas, el tiempo que uno pase con sus hijos no es muy importante, ya les enseñará la vida los valores que deben aprender para ser bueno seres humanos.
Y uno se pregunta, ¿es realmente muy simple ser feliz?, creo que hemos perdido el rumbo, creo que hoy jugamos a vivir, pero estamos muy lejos de hacerlo, creo que nunca nos sentamos a preguntarnos ¿Si yo no estuviera preocupado por rellenar casillas de un plan que escasamente feliz, qué es lo que estaría haciendo?.
Muchas veces vi personas siendo felices con las cosas más pequeñas y más simples, con aquella parte de la vida que no cuesta un solo centavo y que tenemos a nuestro alcance con solo mirar con los ojos del alma. Ah si; me olvidaba que ya nadie habla del alma, a nadie le importan las heridas del alma, porque siendo honestos nadie las ve, aunque sepamos que eso no es del todo cierto, uno mismo las ve, en esos cinco minutos de silencio, en esos breves minutos en que no distraemos la mente, las vemos con absoluta claridad…
Dios nos dio muchos regalos, el primero de ellos nuestra vida, esa vida que es nuestra responsabilidad, deberíamos ser capaces de hacer aquello que nos hace bien, que nos llena el alma, que nos hace felices, deberíamos ser capaces de poner los limites entre lo que nos hace daño y lo que nos hace bien, deberíamos….Pero creo que no hay tiempo para preguntarnos a nosotros mismos ¿cómo estamos?.

Que tengas que un  gran inicio de mes, pero sobre todo que encuentres al menos una razón para albergar la alegría en tu corazón.....
Hasta la proxima!!!

 





domingo, 24 de septiembre de 2017

LA LLAMA QUE VIVE EN TU ALMA

Amigos!!!:
¿Cómo están?, cambiamos de temporada!!!, una muy buena razón para renovar el alma, para despedir aquello que nos pesa, aunque en esta ultima semana los desastres naturales una vez más hayan cobrado la vida de muchas personas. Vaya desde este humilde sitio todo el apoyo a los países que sufrieron sus efectos.
Nueva semana, siempre con la esperanza de ver con una nueva mirada la vida. Para mí esta semana ha sido muy grata, en la medida de lo posible; a veces, para todos aquellos que nos hemos adentrado en la difícil tarea de llevar un buen mensaje a donde quiera que uno vaya, es siempre un motivo celebración saber que hay personas que han direccionado todo su esfuerzo para abrir una institución dedicada por completo a la preparación de seminarios, talleres, conferencias que tratan las temáticas relacionadas con la vida, el espíritu, la familia, en fin todo lo que tiene que ver con el bienestar de la persona. vaya desde acá una enorme felicitación a todo el personal de "Jonás....Sencilla Convivencia".

¿Cuándo dejamos de prestar atención a la mirada de las personas?, ¿cuándo dejamos de ver a los demás desde una actitud constructiva y no solo para criticar?, ¿cuándo nos dejamos convencer de que lo más importante era el exterior de la persona?.
He dedicado largas horas, días, semanas, etc. a pensar cuál era la forma en la que uno pueda ayudar a sanar el alma de aquellos que están cerca, después de todo ninguno de nosotros vive aislado, vivimos en medio de un montón de personas (pareja, familia, amigos, compañeros,etc.), he escrito mucho sobre el mundo y el rumbo equivocado que ha tomado y es que siempre he creído que basta con empezar a sanar nuestra propio alma es la forma de enderezar ese rumbo.

Y aunque en muy contadas ocasiones he conocido personas que hayan sanado sus propias heridas, no puedo decir que no haya visto seres de luz, aquellos cuya mirada refleja una luz tan clara, que hace que uno olvide por un segundo las penas de este mundo.
Todos tuvimos un día esa mirada, todos contamos con esa capacidad de llevar luz a cualquier oscuridad, es muy posible hacerlo aún.

Siempre vivió una llama viva en el interior de nuestro espíritu; esa llama cuya energía alimentaba nuestros sueños, nuestra alegría, nuestras acciones, nuestra fe y nuestra mirada se lo contaba a aquellos que estaban dispuestos a verla.
Con los años muy pocos dejamos que esa llama continúe viva en nuestro interior, tal vez porque tratamos de ser fuertes durante mucho tiempo, tal vez porque nuestra mirada dejo de ver las cosas buenas y empezó a centrarse en todo lo malo que estaba a nuestro alrededor, quizá porque tratamos durante mucho tiempo que nuestra llama ilumine el espíritu de alguien más y muy probablemente ni siquiera sepamos con exactitud cuando se apagó ese brillo en nuestra mirada....

Lo cierto es que hoy son muy pocas las cosas que realmente nos ilusionan, de tanto ver morir nuestros sueños, dejamos de creer en la posibilidad de que otros realicen sus propios sueños, empezamos a engrosar la larga fila de personas que trataron de matar los sueños de alguien más, nuestra alma sufre y eso es lo único que llevamos a donde vamos.... sufrimiento.

Entonces un día nos encontramos con alguien cuya llama arde tan fuerte en su interior que es inevitable no contagiarse de ello, comprendemos que la única manera de volver a ver la luz de esa llama que un día ardió en nuestro interior es volver a ver la vida con amor: Volcar nuestra mirada a ese mundo interior que todavía nos esta esperando, a nuestra alma que aún le cuenta cosas al corazón, volver a alimentar la esperanza de tiempos nuevos y mejores!!!.

Volver a sentirnos vivos es una gran posibilidad, hay que recuperar las cosas que perdimos en el camino, hay que volver a creer que las cosas son posibles, el amor es más fuerte; no ha desaparecido a pesar del esfuerzo de una buena parte de la humanidad que dejo que sus corazones se contaminen con tantas enfermedades con las cuales se ha contaminado el mundo de "hoy".

A lo largo de mi camino, he escuchado a muchas personas quejarse por la falta de dinero, por la soledad, por la falta de trabajo, por su apariencia física, por su estado de salud en fin por tantas razones y jamás he encontrado una sola persona que se queje por el estado de su alma, por la desesperanza, por la falta de ilusiones, de sueños, jamás escuché a nadie preocuparse por la falta de sinceridad, de honestidad...
Sencillamente jamás escuché a nadie decir que necesitaba un médico que remedie su alma creo que las pocas personas que empezaron a ver con los ojos del alma descubrieron un mundo tan duro que prefirieron anestesiarse con la indiferencia, pero eso no remedia nada!!!.

Benditas  aquellas personas que no dejaron que este mundo y sus "realidades" contaminen sus almas, benditas aquellas personas que no dejaron que el brillo en su mirada se apague porque sus presencias rescatan muchas soledades, sus presencias recuerdan la vida y reavivan las ilusiones, contagian la alegría e impulsan al alma a reavivar esa llama que esta a punto de apagarse... 
Cuida tu alma todavía se puede vivir, aún se puede ver la vida con ese brillo en la mirada, aún podemos ver las cosas buenas de este mundo!!!!.

Que esta semana, puedas ver que aún hay tiempo para recorrer el camino de tus sueños!!.






domingo, 17 de septiembre de 2017

LA CAPACIDAD DE RENOVARNOS

Amigos!!!:
¿Cómo están?, poco a poco los matices dela primavera van cubriendo algunos países del mundo como lo hacen los matices del otoño para otros lados del mundo. Siempre he pensado que las personas deberíamos tener un poco esa capacidad para adaptarnos a los cambios, o las nuevas circunstancias que tiene la naturaleza ante los cambios de estación.
Sorprende mirar a los arboles y la forma en que reverdecen, sacan a relucir su mejor traje en la primavera, dejando atrás al árbol de ramas secas y desnudas del invierno. ¿Podemos decir lo mismo?. La naturaleza luce su belleza aún si tiene que hacerlo cubierta de nieve, soportando las más duras tempestades, los arboles siguen de pie a pesar de los fuertes vientos y su madera soporta la más dura humedad durante las más duras tormentas, día tras día, sin embargo llegada la primavera empezamos a ver sus retoños, la vida continúa o más bien renace en ellos.

La vida es así, cada uno de nosotros esta sujeto a muchos cambios, casi siempre inesperados, la muerte es el peor de todos ellos, pero la vida sigue. Quizá hemos tenido la impresión de que jamás volveríamos a ser los mismos y en buena medida no lo somos, pero ciertamente seguimos.
En este entendido, encontramos que muchas de las palabras, los consejos que recibimos son ajenos a nuestra realidad, "la vida sigue", "la vida continua", "tienes que seguir", "puedes con todo esto". Todo absolutamente todo es carente de importancia, por lo menos cuando estamos atravesando una situación inesperada, frecuentemente adversa.
Nos encerramos tanto en nosotros mismos, que no vemos que probablemente estas palabras si encierran un gran significado, que probablemente viene de personas que un día estuvieron donde hoy estamos, cobran más relevancia cuando vemos que estas personas estan ahí como sobrevivientes de un naufragio y es que esa es la razón más importante, ir abriendo el camino para los que vienen detrás.

Continuar, no es solo seguir; es demostrarnos que sí, somos más fuertes de lo que nosotros mismos pensamos, puede ser que no lo advirtamos en ese mismo momento pero nuestros primeros brotes también han empezado a salir. Muchas situaciones ponen de manifiesta nuestra capacidad de reinventarnos, de reconstruirnos y es que los cambios se presentan con esa finalidad: Poner a prueba nuestras capacidades..... 
Basta con mirar al mundo para comprender que la humanidad perdió su capacidad de reinvención, hoy se destruye más que construír. Hay una canción muy bonita que lleva por título "el amor es más fuerte", desgraciadamente ni siquiera el amor ha podido sobrevivir en nuestros días.... son tan pocos lo que adquieren el compromiso del matrimonio basados en el amor verdadero.

Creo que ya ni siquiera sabemos lo que eso significa, la humanidad ha perdido su rumbo en buena medida porque olvido el camino de la sanación de heridas, pero no de esas heridas que se ven a simple vista. Las heridas más difíciles de cerrar son las más profundas y en este caso las heridas emocionales son las que en buena medida han propiciado el curso que ha tomado el mundo.
Una vez le dije a una persona que atravesaba por un cambio muy importante en su vida, que el dolor poco a poco iría disminuyendo; habría mentido si le hubiera dicho que éste desaparecería por completo, solo quienes hemos atravesado por una gran pérdida sabemos que el dolor duerme muy dentro de nuestros corazones, eso sí; no toma el control de nuestras vidas..... Pero este mundo esta manifestando el dolor en todos sus escenarios, la humanidad no esta construyendo nada, todo lo contrario.

Es fácil y de hecho muy sencillo referirnos al "mundo", pero el mundo somos cada uno de nosotros; tristemente cada uno de nosotros hemos aprendido a "maquillar" el alma, a ocultar el dolor que llevamos dentro, sin embargo puertas para adentro ya no podemos engañarnos y nuestra realidad, nuestro malestar se refleja en nuestro entorno y es que realmente no somos islas.
Hace un par de horas, encontré un artículo que decía que para "los jóvenes dar un beso ya no significa nada" creo que tal afirmación ya no sorprende a nadie, nuevamente los hechos hablan por sí solos.

Creo que toda persona que se ha permitido vivir la magnifica experiencia de criar un hijo sabe que éste seguirá sus pasos, entonces no debemos preguntarnos ¿por qué la juventud esta como esta?, debemos preguntarnos ¿por qué estamos como estamos?. Estamos viviendo en plena cultura del desecho, hasta los matrimonios se han hecho desechables, descartables; ya no se habla de uniones para toda la vida, simplemente las cifras de divorcios se elevan año tras año.

Si, la vida esta como esta; pero las cosas siempre pueden cambiar y eso depende de cada uno de nosotros, depende de que miremos nuestra alma, de que miremos nuestro espíritu, de que nos preguntemos ¿qué fue lo que paso?, ¿cuando dejamos de vivir plenamente y empezamos a jugar que estamos vivos?. Hace falta que recuperemos nuestra capacidad de renovación, de ajustarnos a los cambios, de no permitirles que nos roben el entusiasmo de estar vivos!!!.

Se hace necesario que al igual que la naturaleza nos lo muestra años tras año, seamos capaces de dejar atras al hombre viejo que tuvo que soportar las inclemencias de situaciones adversas y empecemos a cubrirnos de experiencias nuevas, que poco a poco seamos capaces de sanar viejas heridas, que mostremos al mundo que más allá de que los viento soplen en nuestra contra aún seguimos VIVOS, dispuestos a renacer mil veces si es necesario!!!.

Que esta semana, sea plena de felicidad. Hasta la próxima!!!




domingo, 10 de septiembre de 2017

EL MUNDO SE NOS VIENE ABAJO

Amigos!!!:
¿Cómo están?, todos vamos caminando por la vida, espero que cada uno de ustedes lo este haciendo con paz en el alma, con una visión positiva en la vida pero por encima de todo con mucha fe y esperanza.
Los desastres naturales que vienen afectando a varios países en los últimos días, constituye un tema de real preocupación, me adhiero a todas aquellas manifestaciones de apoyo a México tras el terremoto que se produjo en días pasados, así como a todos aquellos que perdieron seres queridos por el paso del huracán Irma. Las noticias ya empiezan a relatar los efectos del huracán José, en fin, el mundo se nos viene abajo.

Siempre he pensado que este tipo de manifestaciones naturales, nos muestra con absoluta contundencia la insignificancia de nuestra naturaleza. Desastres como estos nos demuestran lo insignificantes que somos, de nada nos sirve erigir monumentos de cemento, adelantar la tecnología (hoy mucho mejor que la humanidad), es nuestro deber comprender que se hace necesario volver a lo simple, a lo más sencillo, regresar sobre nuestros pasos y empezar a dar valor a todo aquello que dejamos atrás, para empezar por el tiempo.

Dios siempre esta ahí para recordarnos que nuestras vidas son pasajeras, que de nada sirve rodearnos de lujos, de casas como fortalezas, de mucha seguridad; el día menos pensado nuestra vida retornará a nuestro creador, será el momento de demostrar cómo hemos vivido, qué experiencias (buenas o malas) contribuyeron a hacer de cada uno una mejor persona.

Continúo leyendo las noticias y me encuentro con una cuyo mensaje es alentador, ¿cómo en medio de toda la destrucción que el huracán deja a su paso pueden haber buenas noticias?, descubro con verdadera sorpresa que es así; en medio de tal desastre natural, una vida pudo nacer!!!. A pesar de que los médicos no pudieron asistir personalmente a la madre, ésta siguió las instrucciones por teléfono y pudo dar a luz a una niña completamente sana, en su propio hogar, ahora ambas ya se encuentran en un hospital donde están siendo atendidas.

Que jamás se nos olvide que Dios siempre esta presente aún en medio de la peor de las tormentas para recordarnos que la vida siempre triunfará sobre cualquier adversidad, que más allá de los vientos fuertes, de todos los destrozos, vivir es posible, porque el amor es más fuerte, es mucho más fuerte que cualquier oscuridad.

El mundo se nos viene abajo, curiosa frase más no por eso menos cierta; pero no todo esta perdido. Si realmente nos lo proponemos también nosotros podemos nacer a una vida nueva, vaya uno a saber cuánto tiempo aún nos quede por vivir, sea el que sea vivámoslo con los brazos abiertos, respirando a todo pulmón, con la conciencia tranquila, construyendo puentes, estrechando lazos, riendo a carcajadas, aprovechemos el tiempo que aún tenemos en nuestras manos.

Hoy con la llegada de esa niña en medio del huracán Dios nos dijo que aún hay vida por la cual luchar, que todavía se puede aunque la tierra tiemble o  el viento amenace con hacer caer todo abajo, que siempre será nuestra decisión, empezar a sanar vidas, empezar a sanar corazones!!!.

Que Dios permita que puedas construir o reconstruir tu vida!!!. Hasta la próxima.