domingo, 17 de junio de 2018

AÑORANDO O ESPERANDO

Se dice que se puede perder la vida en un instante, si es cierto; pero también se vive la vida en un instante y lo cierto es que no nos damos cuenta, aunque pienso que en realidad sí estamos conscientes de esto pero no tenemos la práctica suficiente para vivir la vida de esa manera: en un solo momento, en un instante de nuestro tiempo.
Pasamos nuestro tiempo añorando el pasado. Siempre me he preguntado por qué es mucho más fácil ver que hubieron momentos felices cuando éstos ya pasaron, ¿por qué de pronto poseemos tanta claridad para ver que fuimos felices cuando ya no somos capaces de disfrutarlo en toda su plenitud?.

En contraposición pasamos nuestro tiempo esperando, no diré el futuro; esperamos que sucedan las cosas que creemos que nos harán felices y pasamos nuestro presente con la mirada puesta en ese momento que imaginamos un millón de veces.

Desperdiciamos nuestro presente añorando o esperando, el problema es que nuestro presente pasará de todas maneras, solo que nunca lo pasamos viviendo por lo menos no de forma consciente.

¿Qué pasa que no podemos valorar nuestro presente?, no tenemos práctica; heredamos un montón de cosas desde que somos pequeños, no solo de nuestros padres, también de nuestro entorno; las personas en general han aprendido a "vivir" en recuerdos, en prisas, en anhelos. No es algo que se haga de forma consciente, es algo que simplemente se ha heredado con muchas otras cosas que no somos capaces de ver a simple vista. 

Hace falta empezar a ver el valor de un solo segundo

¿Cómo se puede adquirir la práctica de vivir el presente?, valorando los instantes; los pequeños momentos en los que nos sentimos felices, ahora por ejemplo que se va viviendo el mundial de football, la celebración de un solo gol de la selección que apoyamos nos hace felices... en un breve instante, durante un breve momento, somos felices!!.

Dejar nuestros deseos, nuestras expectativas en la manos de Dios y valorar lo que se tiene; las cosas que deban llegar lo harán a su tiempo, valorar aquellas que forman parte del hoy así pequeñas, simples es la forma de vivir.

¿Quién no ha reído a plenitud con un solo chiste bien contado? y no tomó de nuestro tiempo mas que un solo momento, no nos preocupó que vayamos a olvidarlo o que no seamos capaces de contarlo de la misma manera, en ese breve momento simplemente nos permitimos ser libres para reír, para alegrarnos, para vivir la vida tan cual es, sin preocupaciones, sin incertidumbres, sin decepciones o fracasos. 

Solo tú conoces cuáles son los instantes de felicidad que forman parte de cada día; creo que mereces abrazar la vida, tu vida a pleno; minuto a minuto, instante a instante; se puede perder la vida en un instante, pero también se puede ganar la vida en un instante.

La vida no se construye de pasados, no se construye de anhelos.... La vida se va construyendo en este presente lleno de instantes que dejamos pasar porque elegimos vivir añorando o esperando.






domingo, 10 de junio de 2018

SER COMO EL AGUA

Y uno se queda pensando en las magníficas propiedades del agua; a primeras luces parecería que lo que acabo de escribir forma parte de un texto de salud y aunque sé que muchos con seguridad ya conocen los enormes beneficios del agua, hoy como siempre quiero escribir sobre el alma, entonces ¿qué tiene que ver el agua con eso?.

Es justo hacerse esa pregunta y deberíamos hacérnosla más a menudo; porque no sabemos olvidar, no sabemos limpiar el alma, simplemente desconocemos cómo deshacernos de aquello que nos resulta tóxico. Esta última palabra por ejemplo es muy utilizada en tantos lugares y es que en el fondo nos hemos acostumbrado a ver tan solo aquello que esta frente a nosotros, aquello que con una simple inspección podemos apreciar, y en este contexto es muy sencillo advertir todo lo que le pasa al cuerpo y lo que le hace daño.

Si nos diéramos a la tarea de ver un poco más allá, nos daríamos cuenta que estamos llenos de toxicidad, que hay factores, personas, recuerdos que intoxican el alma mucho más que cualquier alimento que uno pudiera ingerir.

Una vez escuché decir que las personas felices no se enferman; ¿qué piensas de esto?, yo creo que en en realidad lo que realmente influye es nuestra capacidad de limpiar el alma, la felicidad  y su búsqueda incansable nos ocupa tanto que se nos olvida que la felicidad es un conjunto de cosas, en ese sentido sería bueno recordar que debemos ocuparnos también de conseguir la paz, la serenidad y miren que cultivar la serenidad como personas, es una tarea tan difícil!!, la mayoría de las personas camina al borde de un ataque de nervios y quizá por eso es más fácil encontrar personas dispuestas a responderte con una grosería antes que alguien que tenga una buena disposición ante la vida.

Lo cierto es que el espíritu sufre y lo hace de muchas maneras, las personas que son incapaces de darse cuenta que ese mal humor, esa ira que van desparramando a donde van, son cosas que en el fondo lastiman solo a sus espíritus. Nadie se hace más daño que ellos mismos, porque son su principal fuente de toxicidad, en buena medida alimentada por sus pensamientos iracundos.

Entonces, nuevamente; ¿qué tiene que ver el agua con todo esto?, que basta ver cómo fluye bien sea en un manantial o simplemente en el grifo de la pila cuando uno la abre; el agua simplemente fluye, clara, en ocasiones serena y en otras turbulenta, pero fluye....




¿A quién no se le inunda el alma de paz de solo ver la manera en que cae la lluvia? y lo cierto es que en ese pequeño momento el alma ansía fluir con ella, anhela limpiarse como hará la lluvia con cada cosa sobre la cual caiga. Es innegable que los árboles, las flores y todo se ve mucho mas colorido, más limpio después de la lluvia, hasta el cielo se ve mejor!!.

Hace falta recordar que en las cosas del alma, aún caminamos como niños que cursan el primer nivel de estudios; desconocemos mucho, tenemos tanto que aprender. Siguiendo esta ruta seria bueno aprender del agua y dejar fluir aquello que nos pasa. Los malos recuerdos, las peleas principalmente las palabras que se dijeron y que nos lastimaron, las ausencias, las despedidas, a los errores es bueno prestarles atención para aprender de ellos pero traerlos al presente una y otra vez alimentando la inseguridad tampoco es de utilidad, ni siquiera los buenos momentos deberían retenerse pues si fuimos felices un día con seguridad lo volveremos a serlo muchas veces más!!.

Recordar que así como el agua, la claridad irá ganando espacio en el alma y ante la luz toda oscuridad escapa.

"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos."
(Heráclito)

Si aprendemos a dejar ir aquello que ya no forma parte de nuestra vida, si aprendemos a limpiar aquello que intoxica el alma, nos regalaremos la magnífica posibilidad de conocer a la mejor persona que podemos ser. Tú puedes ser el verdugo o el héroe de tu propia vida, de una forma u otra tú eres el protagonista de tu propia historia, no lo olvides.




domingo, 3 de junio de 2018

¡FELICIDAD!

Inicio Junio y lo hizo de la mejor manera!!!, agradezco en el alma por tantos buenos deseos que he recibido para este nuevo inicio de mes; es bonito rodearse de personas que siempre comparten contigo un mensaje de felicidad y bienestar, eso por supuesto hace que uno mismo se exija para corresponder de la misma forma o para ser embajador de BIEN como lo son otros.

En medio de este ambiente de cordialidad con el que inició Junio, curiosamente el mes que marca la mitad del año; hubo algo que decidí rescatar y transmitirles hoy: FELICIDAD, empieza con FE.
Hubo una persona que me hizo reparar en ello y me gusto mucho este nuevo descubrimiento. Pude observar muchas veces y de muchas maneras la palabra felicidad y realmente nunca reparé en ello, por supuesto que para mí fue como descubrir una vez más un tesoro escondido en el mar de letras que utilizamos a veces hasta con indiferencia.

Todos tenemos el deseo de ser felices y las posibilidades son tan bastas como un abanico; creo que la felicidad es tan particular como lo somos cada uno de nosotros, no se trata de una receta que puede realizarse muchas veces. Sencillamente cada uno busca aquello que representa la felicidad para si mismo.

Esta búsqueda de la felicidad, tiene que tener una gran dosis de FE; esta es siempre una palabra cuyo significado en tan grande y sin embargo como todo lo increíblemente valioso es una palabra tan pequeñita.

Hace falta caminar por la vida con un poquito mas de FE, y son tan bastas las posibilidades: Fe en uno mismo y en lo que puede hacer. Creo que una de las cosas más nocivas para el alma es verse a travez de los ojos de los demás; dejar que los comentarios o lo que otros crean de cada uno contaminen nuestro camino, es lo más peligroso, solo cada uno sabe de lo que capaz. 
Cultivar y fortalecer la Fe en nosotros mismos, en aquello que imaginamos bueno para nuestra vida y en la forma en que utilizamos nuestras habilidades no solo para enriquecer nuestra vida, también la de aquellos que Dios puso en nuestro camino.

En este momento tú me dirás "ya salió Dios" y para mi siempre será así, porque para quienes creemos, depositar nuestra FE en él y en su infinito amor, hace que el camino a nuestra propia felicidad se afiance en la confianza de que no vamos solos y de que de alguna manera él vela por nosotros.

Nadie esta sujeto a comprender la Fe desde la mística de Dios; una de las cosas más lindas de estar vivos es que somos libres para elegir nuestro camino, pero si eres uno de los que comparte conmigo esa fe que se fortalece en el amor que Dios nos demuestra cada día, comprenderás cuando te digo que no importa lo que vayamos a encontrar más adelante confiamos en que nos llevará un poquito más cerca de nuestra felicidad.

Sea cual sea la forma en la que incluyas la FE en tu vida, hazlo; no la dejes de lado, este camino es de una sola vía, no hay retornos, no se puede regresar, el camino andado simplemente pasó. 
Busca tu propia forma de ser feliz, esfuérzate en ello, no existen fórmulas que apliquen para todos, eres tú el que va descubriendo la fórmula, eres tú el que la crea, así que vale la pena que imprimas todo tu esfuerzo en ello, en eso sí que vale la pena invertir tu tiempo.

Quisiera que a partir de hoy, pienses en las posibilidades que tienes de ser feliz, alimentando la esperanza de que será así; de que un día respiraras hondo y abrirás los brazos para abrazar la vida en toda su amplitud, no pierdas nunca la FE, es posible ser FELIZ!!!.





domingo, 27 de mayo de 2018

AUN VIVE

Esa brisa que sentimos en algún lugar, ese instante en que un recuerdo inesperado se instala en la mente nos anuncia la llegada de la nostalgia , esa vieja amiga que llega para  hablarnos de todos aquellos que no están junto a nosotros, de todos esos momentos que ya se fueron....
Es inevitable sentir que el corazón se inunda de melancolía a pesar del indestructible lazo del amor que nos une a pesar de la lejanía, a pesar de todo...

Son las fechas especiales, son los días, es la vida. Creo que es normal echar de menos a quien se amó un día; esas emociones que nos hacen tan humanos, lo suficiente como para comprender que realmente el amor es mas fuerte.

Esas emociones que nos comunican con nuestros seres amados, a pesar de estar tan lejos, creo que los corazones que amaron una vez no llegan a separarse jamás y me gusta pensar que es así porque entonces recuerdo que el amor como todas las cosas bonitas e importantes, descansa en el alma, en esa parte de nuestro ser que no conoce la muerte, ¿por qué lo haría el amor?.

Trato de pensar en ello cuando la nostalgia me visita y me gustaría que tu también lo hagas, que sustituyas la tristeza del recuerdo por la esperanza del amor que vive, que AUN VIVE; del amor que no se pierde con la distancia, que no se pierde ni siquiera con la muerte...

Y si piensas así; conseguirás sorprenderte un día, así sin previo aviso con la presencia de ese ser amado ausente que le habla a tu alma entonces le hablarás tu también. Descubrirás que tu alma encontró el camino hacia su alma, de alguna forma, sabrás que las almas conversan más de lo que lo hacemos con el lenguaje que conocemos.

Comprenderás que cuando se trata del amor, nada se pierde y aunque te suene familiar o muy trillado, te diré que el amor solo avanza a un nivel más alto. El nivel de las almas, allí donde guardas tus mejores vivencias, tus mejores lecciones, allí donde la vida sigue intacta.

Quizá sea por eso que no creo en las despedidas, no creo en el ADIOS, esa realmente es una palabra innecesaria cuando dos almas han conseguido encontrarse, cuando han conseguido comunicarse.

Y me pregunto, ¿cómo pueden las personas llegar a tal entendimiento si no pueden ver más allá de sus ojos?,  ¿cómo van a poder utilizar el lenguaje del alma, si sus vivencias se reducen solo a este mundo?; tal vez por eso la nostalgia se traduce en tristeza y tal vez por eso hay tantas almas extraviadas. Tal vez por eso el Adiós aún duele tanto.... tal vez por eso todavía se teme a la muerte.

Un corazón que ama, sabe aunque no ve







domingo, 20 de mayo de 2018

RECORRER EL CAMINO

Puede que estas palabras lleguen a tu vida demasiado pronto, o demasiado tarde; en la confianza de que Dios maneja sus propios tiempos quiero pensar que llegan justo a tiempo.

Con los años aprendí tantas cosas!!, hoy quiero comentarte solo algunas, con la esperanza de que puedan serte de utilidad.
Descubrí:
- Que no hay que limitar la vida, que la vida es mucho más que llenar las casillas de un fichero (trabajo, pareja, familia, amigos).
- Que la frase "no te conformes" es la más importante, porque de ello depende mi felicidad. La vida no esta hecha para que te conformes con un trabajo, una persona, un lugar que no te hacen felices.
- Que "perder mi tiempo" era algo más que una frase dicha en un momento. El tiempo es el recurso más importante con el que cuento, que además es finito, por tanto debo invertirlo bien. 
Aprendí:
- A celebrar mis caídas porque comprendí que Dios me estaba preparando para algo mucho más grande de lo que pensé, porque él sabía de lo que era capaz mucho más que yo pero sobre todo él sabia que yo era IMPORTANTE
- Que el dinero solo trae problemas, preocupaciones superficialidades y falsedades, que no es cierto que traiga la felicidad.
Descubri:
- Que el amor se vive intensamente con el alma y que si que es cierto que lo puede todo. No conoce límites.
- Que cuando uno quiere realmente algo, va tras ello a pesar de las caídas, intenta con todas sus fuerzas conseguirlo.
Comprendí:
- Que para dejar ir algo que uno quiere realmente hace falta agotar todas las posibilidades 
- Que hace falta una gran cuota de confianza en el plan que Dios diseño para mi vida, sobre todo cuando "mi plan A"no se concreto , entonces aprendí que tener un plan B es de mucha utilidad, pero sobre todo acepte con alegría que soy lo suficientemente fuerte como para no dejarme vencer.
- Que es importante dejar el pasado atrás, porque se convierte en una carga muy pesada para el alma que limita el presente y condiciona el futuro. 
Descubrí:
- Que la persona más importante que conoceré en la vida SOY YO y por tanto mi trabajo más importante será ser feliz.
- Que cada persona que llegó a mi vida  dejó lecciones (fáciles o difíciles de aprender).
- Que la HONESTIDAD es el valor más importante que adquirí porque de nada sirve en la vida engañar, mentir o conseguir las "cosas" a cualquier precio; al final quien se engaña y se hace daño es uno mismo.
- Que las palabras no solo enriquecen mi mente, se forman en mi alma y hablan mucho más claramente de mí que todo aquello que haya podido "adquirir". 
- Que la única forma de impresionar y dejar una huella en el alma de alguien es "cultivando" mi alma.
Acepté:
- Que la felicidad se construye primero en mi; no se la puede buscar en alguien más.
- Que mi valor depende de lo que soy yo y  no de las personas que conozco o tengo a lado
Finalmente agradecí:
- Que Dios que me haya enseñado a  VER que el amor, la alegría, el bienestar, descansan en las cosas más simples.

Estas son las cosas que aprendí recorriendo mi camino, este aún continúa y me entusiasma que sea así, porque pienso que aún quedan muchas cosas por descubrir, por aprender y sobre todo porque tengo en mis manos la posibilidad de ser alguien mejor de lo que soy hoy.
Espero que estas pequeñas cosas que aprendí puedan serte útiles de alguna manera y ánimo todavía estas vivo!!!, que tu vida sea la experiencia más linda que tengas!!!


domingo, 13 de mayo de 2018

APRENDIENDO DE Y CON LA VIDA

¡Qué linda es la vida cuando uno sabe vivirla!, siempre que utilizo esta expresión en los diferentes talleres que dicto, las personas reaccionan de forma negativa, es tanta su contrariedad que una sola pregunta se ve reflejada en sus expresiones: ¿Qué tiene de linda la vida?.
Precisamente por eso me gusta iniciar con esta frase, porque hay muchos, demasiados aspectos que no vemos por estar sumergidos en una serie de estructuras mentales que no nos dejan liberarnos.

La libertad es la palabra clave y fundamental para continuar nuestro camino, SOMOS LIBRES; pero ¿cuántos lo sabemos en realidad?, si; puede ser gracioso que te diga esto en un momento en el que probablemente crees que tienes la libertad para hacer lo que se te antoje.
La mayor trampa en la que caemos la mayoría de los adultos, es precisamente en creer que podemos hacer lo que se nos plazca.

La independencia que adquirimos con los años, no es precisamente libertad, si bien empezamos a ver la vida con nuestro propio enfoque, es la etapa donde debemos prestar mucha más atención, porque probablemente ya nos hacemos cargo de nuestro propia vida, pero jamás dejamos de aprender. Nadie, por más años que tenga puede decir que es dueño de la verdad.

Lo que los años nos traen en realidad es la suficiente madurez para discernir entre lo que esta bien o lo que esta mal para nosotros, por ende podemos aconsejar a quienes van unos años menos pero jamás podremos caminar su propio camino, porque sencillamente tu tienes tus lecciones por aprender y cada uno tendrá las propias.

Ahora, esto de ser libres es más complicado de lo que a priori nos parece; y los pensamientos tienen aqui un papel mucho más importante de lo que tu crees.
Para que me entiendas mejor, quiero utilizar un recurso muy importante: el tiempo y una palabra a la que a veces hay que traer al presente: el pasado.
Quiero que recuerdes la última vez que tuviste un asunto sin resolver que te preocupó mucho, por favor tomate un tiempo para recordar con detalle cada cosa que hiciste durante ese tiempo.

Bueno, asumiendo que ya recordaste, te diré que si bien los problemas que cada persona enfrenta son como un abanico, todos tenemos algo en común: A todos nos quita la paz.
No tiene por que ser siempre así; ¿qué piensas si te digo que elegimos libremente dedicar tiempo a preocuparnos?.

Si ya recordaste cómo la pasaste la última vez que tuviste un problema y no sabías como resolverlo, ya te habrás dado cuenta que la solución llegó, de una forma u otra, ¿cierto?, los problemas como los tiempos felices no duran para siempre, ellos también son pasajeros. Saber que sea cual sea la dificultad se resolverá de una forma u otra, es fundamental para no dedicar horas y horas de nuestras vidas alimentando el malestar y la inquietud emocional que suponen la preocupación y la desesperación.

Lo que aún es más importante todavía es preguntarse: ¿qué es lo que esta "preocupación" me esta robando en este momento?, ¿de qué felicidad me esta privando?, es necesario saber  identificar bien esto, porque eso si que se pierde con el tiempo; ningún momento bueno o malo regresa, lo que pasó, simplemente pasó. ¿Quieres seguir dejando pasar de lado momentos de bienestar por dedicarte a aquellos problemas que a la larga de todas formas se resolverán?.

Hay muchas cosas (demasiadas) a las que nos aferramos libremente, para poder llegar a darle un verdadero significado a la expresión con la que inicie. Es necesario empezar a concientizar en la forma en la que utilizamos nuestra libertad.

Cada uno de nosotros tiene sus propios tiempos para asimilar o no algo; vamos aprendiendo de la vida y con la vida; ésta no tiene porque ser una mala experiencia solo hace falta poder ver con claridad aquello que sí es importante para cada uno.


domingo, 6 de mayo de 2018

EL SENTIDO POSITIVO DEL TIEMPO

¿A cuántas personas conoces que siempre tienen un "no tengo tiempo" por respuesta?; ¿tal vez tu eres una de esas personas?, si es así; conoces la frustración de saber que deberías estar en  un lugar diferente o haciendo algo distinto. El eterno "cargo" de consciencia que invade nuestra mente y a pesar de saberlo, simplemente NO HAY TIEMPO.

Creo que por esto se quedó tan grabado en mi mente, cierto día que dedicaba mi tiempo a caminar que es una de las cosas que disfruto mucho. Iba caminando reencotrandome con mis pensamientos y tratando de observar la vida que se presentaba a mi paso, entonces mi mirada se detuvo en un mensaje:

Descubre el sentido positivo del tiempo

Como imaginarán leer esto me contrarió, ¿sentido positivo en el tiempo?; en una época marcada por el ritmo acelerado de todo y de todos. Pero las cosas, las personas y los mensajes no son aleatorios, todo llega en su momento y por lo general traen una lección que aprender, sería un error desestimar algo nuevo que sucede en nuestra vida.
Así que como siempre, lleve el mensaje conmigo el resto de mi trayecto; el resto del día se lo comenté a mis amigos, a mis familiares y en todos ellos vi una reacción distinta, lo único que teníamos en común era que ninguno comprendía a primeras luces lo que realmente significaba esa frase.

Después de mucho pensar, comprendí que realmente se trataba de un mensaje que bien valía la pena, ¿por qué? por muchas razones, por todo en realidad y aquí tengo que hacerte otra pregunta: ¿cuántas veces quisiste que el tiempo diera marcha atrás?, antes de que respondas esto, déjame decirte que somos varios los que lo hemos pensado alguna vez, especialmente cuando cometimos un error con la mínima posibilidad de solución o cuando dijimos algo que realmente no pensábamos; las palabras tienen una extraña magia, pero una vez que se dicen, ya no se puede volver atrás, quizá por eso tienen tanto poder.

Regresando al tema que nos ocupa, son tantas las ganas de volver el tiempo que incluso cada vez son más las personas que creen en la posibilidad de vivir varias vidas, que se vivió en vidas pasadas y que al morirnos nuestra alma continuará su viaje. Personalmente soy una de ellas, me gusta pensar que somos viajeros en el tiempo, con la posibilidad de enmendar errores, de aprender y depurar el alma en el tiempo, de vivir un único y gran amor que se repite con cada tiempo, pero lo cierto en este preciso momento es que tenemos "esta" vida en nuestras manos, y guardamos todas las cosas importantes en el alma, con la seguridad de que es la única parte de nuestro ser que realmente no morirá jamás.

Entonces ¿qué pasa con el tiempo?, pasa que el tiempo realmente toma un sentido positivo cuando empezamos a ser conscientes de ello, cuando comprendemos que es en realidad un bien FINITO, que los momentos que estamos perdiendo hoy, ¡realmente los estamos perdiendo!, por tanto nos empuja a hacer un replanteo de la forma en la que estamos invirtiendo el único bien que tenemos en las manos y que al parecer se reinicia con cada nuevo día.

¿Cuántos amaneceres ya pasaron de largo?, ¿cuántos anocheceres?, ¿cuántos días?, ¿cuántos calendarios ya botaste a la basura?, visto desde esta perspectiva, ¿de cuántas formas ya dejaste de darle un sentido positivo a la vida?, es mucho lo que uno se pregunta cuando empieza a darse cuenta que no se esta haciendo un día más joven, que a lo mejor son las "prisas" vaya uno a saber de cuántas maneras justificamos cada "prisa" con la que vivimos y que en definitiva nos estan quitando momentos que no van a regresar, quizá con personas a las que amamos, cuyo tiempo también esta avanzando.

Por esto es que te invito a que tú también te preguntes si ya descubriste EL SENTIDO POSITIVO DEL TIEMPO, de tu tiempo.