domingo, 16 de julio de 2017

¿QUE DICE TU MIRADA?

Amigos!!:
¿Cómo están?, una nueva oportunidad para escribir sobre temas que alimentan el espíritu e iluminan un poco el camino. 
A pesar de que esta semana el mundo mantuvo su marcha y las malas noticias siguen acaparando la atención de la prensa, festejo que todavía existamos personas que mantienen sus corazones a flote, tratando de llevar esperanza, alegría u optimismo por donde vamos. Espero que tú también seas una de esas personas.

Hace siete años que escribo en este espacio, hasta ahora que me doy cuenta que ya ha pasado tanto tiempo!!, la finalidad sigue siendo la misma: Tratar de que seamos más los que limpiamos el alma, lo que nos convertimos en antorchas de luz para quienes están cerca. El trabajo para lograrlo es como siempre un trabajo arduo con uno mismo, esa es la única forma de sobrevivir en un mundo donde la humanidad esta desapareciendo.

Esta semana quiero escribir sobre la belleza, imagino que a mas de uno que me sigue en la lectura le habrá venido a la mente la idea de la "belleza" física; sencillamente porque todos estamos acostumbrados a ese "concepto" a fuerza de vivir en un mundo lleno de personas "perfectas físicamente". Hoy quiero escribir sobre esa belleza que ya nadie toma en cuenta, sobre esa belleza que ha perdido su valor casi por completo. La belleza del alma pensarán algunos y ciertamente estarán en lo correcto, pero ¿cómo se puede reparar en esa belleza?. Se suele pensar que a las personas hay que conocerlas, hay que tratarlas, conversar con ellas para poder distinguir la belleza del alma.

Quizá sea por eso que muchas personas creen que "mejorando" el exterior pueden ocultar lo que llevan en su alma....

Existe una forma de expresión muy antigua, una que antes era  muy utilizada, muy conocida pero que hoy pertenece a lo más antiguo: La mirada, pero ¿puede la mirada ser un lenguaje?, ¿puede ser una forma de expresión?.Antiguamente se creía que aquellas almas destinadas a encontrarse se reconocerían por la mirada y no en vano se dice que los ojos son la ventana del alma pero hoy ¿realmente creemos en eso?...

Preguntando por ahí, me di cuenta que la mayoría de las personas ha olvidado reparar en lo que realmente la mirada de quien tenemos en frente tiene para decirnos, al parecer se ha hecho un misterio advertir el significado de la mirada en las personas. Creo que una gran mayoría se ha dejado convencer con un exterior bastante "retocado" entonces ha perdido su capacidad para leer las cosas del alma.

Sin embargo todavía existimos aquellos que no lo hemos olvidado, podemos advertir la tristeza aunque nadie este llorando, podemos advertir el brillo del amor que asoma en las personas enamoradas, podemos ver la sinceridad o la franqueza con la que alguien habla y por supuesto también podemos advertir el engaño, la mala intención, la rabia, etc.

Cuando uno repara en la mirada de las personas, puede ver mucho de ellas; la mirada no se puede maquillar para mejorarla, la mirada simplemente reflejará aquello de lo cual esta llena el alma. ¿Cómo podríamos ocultar aquello que llevamos en el alma y que en suma expresa quienes somos?.
Podemos arreglar muchas cosas de nuestro cuerpo con las cuales no estamos de acuerdo y aquí el alma tiene también mucho que ver, pues si no somos capaces de ver la increíble belleza que Dios puso en cada uno de nosotros, no podremos verla aunque cumplamos con todos los cánones de "belleza" que dicta el mundo.

Cultivar el alma, imprime directamente la belleza que buscamos; sencillamente porque el alma permanece intacta con el paso del tiempo, porque con los años el alma enriquece con todo lo que se ha aprendido.
De qué sirve que exteriormente seamos "perfectos" si nuestra mirada refleja un ser incompleto, si nuestra mirada refleja infelicidad, angustia, rencor, amargura. Todo lo que podamos hacer con nuestra apariencia no corregirá en ninguna medida lo que muestra nuestra mirada.

Las personas se han dejado convencer que las cosas del espíritu pueden pasar a segundo plano, que no son en forma alguna importantes, pero lo cierto es que rigen gran parte de nuestra vida, que cuidar el alma es lo más importante que haremos en la vida y que para ello precisamos tiempo de nuestras vidas.

Necesitamos regresar a la profundidad de nuestra alma, para que nos muestre las necesidades reales que tenemos, para que limpiemos la casa por dentro, para que corrijamos a fuerza de experiencias todo aquello que nos falta, para que un día podamos salir al mundo con la mirada clara, sincera, pacifica y alegre.
Todos buscamos a nuestro modo la felicidad, pero esa búsqueda no debe hacerse afuera, porque la felicidad reside en el alma, no en la cosas que podamos encontrar en el mundo. Antes de ser crítico con todo aquello que no te "gusta" de tu aspecto exterior pregúntate primero lo que tu mirada esta mostrando de ti a los demás .

Que tengas una semana maravillosa!!!. Hasta la próxima.




domingo, 9 de julio de 2017

FORTALECER EL ALMA

Amigos!!:
¿Cómo están?, yo como siempre feliz de que una nueva semana nos reúna en este espacio que fue creado para que compartamos un poquito de lo que vamos aprendiendo en la vida. Espero con la gracia de Dios que poco a poco vayamos llenando cada espacio de nuestro corazón con su amor infinito.
Los días pasan con la acostumbrada prisa que parece caracterizar nuestro tiempo, sin embargo que no nos impida disfrutar de las cosas más simples, de la sencillez que caracteriza la vida y que encierra toda la belleza de estar vivos!!.

Me gusta pensar que todos a nuestro modo vamos aprendiendo las lecciones que nos tocan a cada uno, pero esta semana particularmente quiero compartir con ustedes algo que he aprendido de tantos tropiezos que di a lo largo de mi camino.
Descubrí que la mayor parte de las cosas que quitan la paz son realmente artificios en los que cae la mente, uno deja que todo lo que pasa externamente mellen cada uno de nuestros pensamientos al punto que caemos en una vorágine de temores, reproches, culpas, desasosiegos que terminan por mimar el espíritu al punto que nos roba la paz. Cada uno de esos pensamientos de angustia y de temor no son otra cosa que ladrones que se roban la paz, nuestra paz.

A todos esos malos momentos hay que darles la bienvenida, a cada persona, palabra o acto que nos ha ocasionado una herida profunda hay que darle la bienvenida porque llegaron para comunicarnos aquello en lo cual  necesitamos trabajar más, esa parte de nuestra vida, de nuestra alma que necesita fortalecerse. Es preciso darle la bienvenida porque solo así podremos mantener la paz que necesitamos para ver lo que quiere decirnos cada cosa que nos lastima.

Sucede que normalmente todo lo que forma parte del caos que se ha instalado en nuestra vida tiene un solo propósito, sacudirnos con fuerza para que podamos ver con absoluta claridad aquello que precisamos reforzar en nuestra alma. Cuando estamos atravesando un "mal" momento, cuando sentimos que la tierra bajo nuestros pies ha desaparecido y tenemos la sensación de haberlo perdido todo, de estar en el aire; ese es precisamente el momento de mirar puertas para adentro lo que esa tormenta quiere decirnos, aquello en lo cual precisamos trabajar para salir dos veces más fuertes de lo que empezamos.

Una vez escuché decir que la persistencia crea resistencia y esta frase no pudo aplicarse mejor que ahora, pues cuando hemos sido lastimados reaccionamos como animales feroces, buscamos lastimar a quien no ha ocasionado la herida; pero en el camino nos desgastamos más, nos debilitamos, no recordamos que nuestra verdadera fuerza radica en nuestro interior, que es donde realmente vive Dios y esta esperándonos para sanar nuestras heridas para devolvernos a la normalidad de nuestros días.
Aquello que nos lastimó no tiene otro propósito que hacernos más fuertes pero si nos extraviamos en el camino del dolor, del rencor, de la decepción estaremos haciéndonos más y más débiles, terminaremos siendo arrastrados por la tormenta que se instalo en nuestro camino.

Muchas personas no logran salir de ese estado de rencor, de tristeza (depresión), de venganza; no resulta extraño que terminen por apagarse en su vida, dejaron que la luz de su alma se apague primero.
Las batallas que se libran en la vida no se resuelven en el exterior, las batallas se ganan interiormente, fortaleciendo el espíritu, llenándolo de vida, de amor, de paz; para poder regresar fortalecidos, habiendo arreglado aquello por lo cual la tormenta se instaló en primer lugar.

Los tiempos oscuros solo pueden ser vencidos llenándolos de luz, pero hay que pelear para que esa luz no se apague con los engaños de una mente amedrentada, de una mente temerosa. Cada rincón de oscuridad se ilumina con la luz del alma, por ello se hace necesario abrazarse a la vida, festejarla en cada una de sus caras, darle la bienvenida aunque a veces esto suponga adentrarse en lo oscuro del camino, la luz de nuestro espíritu brillará más fuerte entonces para que podamos descubrir cuál es la razón por la cual un poco de oscuridad era necesaria.

Los seres humanos somos tan valiosos como un diamante y al igual que él se creo a partir de un trozo de carbón sometido a presión y temperatura elevada, necesitamos atravesar todas esas horas de oscuridad para llegar ser seres de luz brillantes y fuertes para continuar.

Que esta semana encuentres aquello que precisas fortalecer en tu alma. Hasta la próxima!!




domingo, 2 de julio de 2017

TODO TIENE UN EFECTO DOMINO

Amigos!!!:
¿Cómo están?, ha iniciado un nuevo mes, espero que Julio llegue con un cúmulo de bendiciones, alegrías y esperanzas para todos así como espero que Junio se haya llevado todos esos malos momentos que a veces pelean por permanecer en nuestra mente. ¿A cuántas de ustedes no les ha sucedido que han visto personas que son atendidas sin respetar la fila bien sea la entrada de un espectáculo, en el banco, etc.?. Empiezo compartiendo con ustedes esto porque a menudo me sorprende lo fácil que es para la gente transgredir la linea de lo correcto, esta demostrado que uno puede hacer lo que quiera, pero una vez más ¿será posible que todo lo que uno quiera hacer es elegir lo malo?.

Las personas en su mayoría se han acostumbrado a no hacer lo correcto; empezamos con ejemplos tan pequeños como no esperar el turno para ser atendido, pero conocemos a la perfección que las cosas se van tornando mucho más serias, un buen día aparece otra persona que cree tener el derecho de terminar con un matrimonio con la peor excusa que alguien puede utilizar "el amor". Nos llevamos por delante a todo y a todos en nombre de aquello que nosotros queremos, y jugamos, jugamos a interpretar roles: Jueces, policías, médicos, etc. .. Jugamos a interpretar un papel que desarrollamos a la perfección pero nuestros actos hablan por si solos.

Uno se pregunta, ¿qué pasaría si pondríamos el mismo empeño en hacer lo correcto?, tal vez y digo solo "tal vez" este mundo empezaría a sanar, y hablar del mundo como siempre se resume en la vida de uno mismo, entonces quizá la vida de cada uno de nosotros empezaría a sanarse.
Hacer lo bueno o lo malo siempre ha de tener un efecto dominó, por ejemplo hoy se esta estudiando la aplicación del Video Referee en todos los torneos de football, y lo cierto es que hubo la necesidad de considerarlo después de tantos goles marcados después de jugadas dudosas, de penales inexistentes, etc. sencillamente antes una innovación como esta no era necesaria y me habría gustado que las cosas se mantuvieran así pero lo cierto es que hay ámbitos con los cuales uno ya no puede tomárselo a la ligera como lo es la familia.

Uno se pregunta qué pasa con ese padre o madre que "decide" saltarse la fila o miente todo el tiempo, y lo hace en presencia de sus hijos, ¿ustedes creen que enseñaran el camino de lo correcto a sus hijos?, posiblemente les pida que no mientan pero contrariamente él o ella miente reiteradamente delante de ellos, ¿cómo puede enseñarle el respeto si no es capaz de respetar?.
Todo tiene un efecto dominó, los hijos no se criaran a ejemplo de un tercero, lo harán a ejemplo de sus padres y luego serán personas "adultas" que posiblemente formarán sus propias familias inmersos en una sociedad decadente.... todo tiene un efecto dominó.

La religión no es la excepción cada día hay más personas que pretenden demostrar que son personas de fe, pero nuevamente sus acciones los ponen en evidencia, quieren que sus hijos se acerquen y conozcan a Dios, cuando ellos mismos están lejos de hacerlo.
Hay algo que escuchamos desde nuestros primeros pasos en la religión, el temor de Dios; para una gran mayoría este es un tema jocoso, irreal, los inventos o las locuras de alguien y en muchos otros casos este "temor" de Dios lleva a las personas a alejarse de un Dios "tirano" y "castigador"

Yo no comprendí muy bien esto del "temor de Dios" hasta hace muy poco, entonces me di cuenta que la justicia de Dios llega para todos por igual. En teoría en un juicio uno puede ver dos partes, la parte acusatoria y la defensa, la justicia se imparte por igual, al que cometió el delito se la asigna un castigo y el que fue agredido recibe la satisfacción de haberse hecho justicia. Quiero recalcar que en teoría las cosas deberían ser así. 

Uno puede y de hecho muchos viven así; pueden hacer todo lo que quieran, pueden engañar, pueden mentir, pueden destruir hogares, pueden difamar, pueden robar, etc.; pueden hacer todo, claro esta, lo vemos todos los días. Pueden... Sin embargo para aquellos que esperamos con fe la justicia sabemos que nadie escapa a la Justicia Divina.
Existe algo que en términos comunes se conoce como "causa y efecto", si uno se mueve en la oscuridad, ésta tarde o temprano también se moverá contra uno, exactamente lo mismo sucede con aquellos seres que viven en la luz. Los hombres somos tan pretenciosos que olvidamos que estamos regidos por Dios, y quienes creemos en él, no por aquello que leímos o por algo que alguien nos dijo, sino porque llegamos a conocerlo, porque quisimos conocerlo; sabemos que su Justicia se aplicará para todos por igual.

No se vaya a malinterpretar que "creer" en Dios nos exime, es que si realmente creeríamos, sabríamos que "amar a nuestro prójimo como a ti mismo" no son solo palabras, nos alejaríamos del mal, buscaríamos vivir sin hacer daño y respetaríamos la vida de los demás como la nuestra. Sabríamos que no es pronunciar viejas oraciones repetidas una tras de la otra, le daríamos vida a cada una de esas oraciones que conocemos de toda la vida.... Sabríamos esperar en Dios su justicia y tendríamos temor de alejarnos de él.

Muchas veces a lo largo de mi vida me dijeron "la justicia de Dios tarda pero llega", parece ser un consuelo pequeño cuando ha sido uno el agraviado, parecen ser solo un conjunto de palabras que alguien seleccionó para consolar a otro, pero a lo largo de mi vida constate que es cierto. Nadie deja de recibir aquello que ha dado en primer lugar.

Irónicamente nos movemos en un mundo donde al parecer todos hacen lo que quieren y nadie es feliz. Parece que "hacer el mal" es una elección de muchos y como debe ser los lleva muy lejos de su bienestar. Recuerda siempre: 
Recibes exactamente aquello que das, que si te mueves en la oscuridad tarde o temprano ésta te afectará, que no te engañe la aparente inmunidad que parecen tener aquellos que hacen daño o dicho sea mejor "aquellos que hacen lo que quieren".

Que tu vida siempre este rodeada de luz, con la suficiente claridad para ver que eres capaz de hacer cosas buenas, contigo y con los demás. Hasta la próxima!!!.