domingo, 23 de octubre de 2016

LA VIDA SIGUE Y ¡¡GRACIAS A DIOS LO HACE!!

Amigos:
Bienvenidos!!!, aquí estamos una vez más; con el corazón lleno de vivencias felices o infelices; lo cierto es que la vida continúa y gracias a Dios lo hace!!. Es preciso poder recibir un nuevo día con la esperanza de que ese sea el día más feliz de nuestra historia, es preciso aferrarnos a esa esperanza en los días grises que de tanto en tanto uno atraviesa.
Vamos llegando al final de Octubre, ¡cómo va pasando el tiempo!, jamás dejara de sorprenderme y es que a penas uno tiempo de limpiar la casa "por dentro" de todas esas vivencias que marcaron el corazón durante este mes cuando ya empezamos a vislumbrar el nuevo....

Me gusta utilizar la expresión: Una de cal y otra de arena, y es que la mayor parte de la vida uno se la pasa entre celebrar un evento favorable y angustiarse por otro desfavorable. Esta semana creo que es cuando más he puesto en mi mente esta expresión pues hace algún tiempo la pequeña hija de una amistad que se encontraba internada en el hospital por una severa infección pudo finalmente regresar a su hogar, tras un largo tiempo de tratamiento; razón demás para agradecer a Dios por su constante ayuda. 
Estos días también he celebrado el hecho de que una persona cuyo estado emocional le había llevado a la "casi parálisis" del cuerpo y a la cual por la gracia de Dios he podido ayudar por medio de un diálogo abierto  que sostuve durante varios días con esta persona, hoy este en franca recuperación. Se siente una gratitud enorme con Dios, el haber podido ser de utilidad para que una persona retome su vida, tal cual se la dio Dios.
Pero a ¿qué viene una de cal y otra de arena?, a que en estos días me enteré de unos perritos ya grandes que fueron llevados a un albergue porque su dueño se encuentra en estado terminal y ninguno de sus parientes quiso hacerse cargo de ellos, esta demás que les cuente mi angustia cuando supe de ello y es ahí donde uno realmente se pregunta: ¿Donde están los seres humanos?, lo que me queda es pedirle a Dios que esos pobres animales cuenten con una segunda oportunidad y alguien los reciba en su hogar para brindarles todo el cariño y el cuidado que se merecen.

Hoy he pensado mucho en un precios arlequín, obsequio de una persona muy querida; ¿Por qué? porque simplemente creo que todos en algún momento desempeñamos ese triste papel; tratar de mostrar a los demás que realmente estamos bien, cuando por dentro se desarrolla un mundo de penas y angustias.
Creo que vivimos en un lugar donde las razones no faltan para sumirse en tristeza y melancolía; sin embargo es bueno recordar cuando atravesamos esos tiempos que debemos aferrarnos a la naturaleza del arlequín, pues este precioso personaje tenía por trabajo hacer reír a la gente, llevaba la alegría siempre a donde iba y conseguía llenar los corazones de quienes estaban cerca de mucha felicidad.

Si, es cierto que a veces hay que obligarse a ver el lado positivo de la vida, pero considero que cada uno de nosotros también debería tomarlo como su trabajo, llenar de alegría no solo el corazón de aquellos que están cerca de nosotros, sino el propio; pues una vez escuché decir que la risa consigue ahuyentar a muchos demonios y es que difícilmente ellos viven en corazones felices.

¿Cómo podemos lograr esto?; amante de la lectura como creo que soy, hace poco termine de leer el libro "Emociones que Curan" de Rika Zarai, libro que por supuesto les aconsejo pues les proporcionará una buena perspectiva para comprender la importancia de sanar esas emociones que a la postre pueden manifestarse también en nuestra salud fisica.

Pues bien, compartí plenamente con la autora, la idea de que es bueno desechar todo aquello que nos ocasiona malestar emocional de una forma saludable; reitero en esto, porque hay algunas personas que canalizan lo malo por medio de la violencia o la depresión, pero uno en definitiva no puede sustituir una emoción negativa con otra peor, el resultado será mucho más perjudicial para sí mismo.

Llevar un duelo "saludable" por aquello que uno ha perdido es uno de los caminos indicados para poder desechar aquello que sucedió y que dejo una profunda herida en nuestro interior.
Permitirse llorar, es aconsejable; a veces uno trata de hacerse al fuerte con el único objetivo de que los demás no lo tilden de frágil; pero por lo menos puertas adentro uno debe permitirse llorar pues la pena no puede desprenderse de otra manera del alma.
El duelo tampoco puede ser eterno; pues ya estaríamos rondando otro escenario, al cual creo yo, ninguno de nosotros quiere llegar y es que una vez más les recuerdo que el diablo no suele vivir en aquellos corazones donde la alegría se hace camino.

Despedir con propiedad aquello que uno perdió, no solo limpiará el alma, sino también la condicionará para recibir algo nuevo; pues es bueno recordar permanentemente que cuando algo o alguien se va, algo o alguien nuevo llega a nuestras vidas.

En el camino de restaurar nuestro espíritu, es apropiado que nos rodeemos de aquello que alegra el alma, si a usted le gusta escuchar música; hágalo aunque al principio no tenga ganas, pues recuerde que Roma no se construyó en un día, verdad?; pero sí uno no empieza ya, luego será más difícil aunque de ninguna manera imposible.

Defienda el bienestar de su espíritu a cualquier precio, recuerde que en los días grises nuestros pensamientos suelen alimentar la angustia o la pena, por lo que una actitud positiva sería ocupar la mente con aquello que realmente nos llena de bienestar.
No hay mejor remedio para un corazón triste que ayudar a quien lo necesita pues ese bienestar que le reporta al alma ver la alegría en rostro de aquel a quien hemos sido de utilidad no tiene precio, aunque nuestra ayuda se haya cifrado en un par de palabras o las oraciones que le dirigimos a Dios por esta persona.

Para hacer grandes cambios en la vida de alguien más o en la suya no es necesario convertirse en la persona más importante o la más millonaria, lo único que hace falta es defender con todas sus fuerzas esa alegría que todavía esta presente en su interior.
Hay muchos elementos que contribuyen para que usted sea feliz, no deje de verlo solo porque unas cuantas personas o algunos eventos desfavorables trataron de entristecerlo, LA VIDA SIGUE Y GRACIAS A DIOS LO HACE!!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tomar un tiempo para compartir. Vuelve cuando quieras.